×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario o contacta a una ejecutiva

×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario

El resurgir del mercado de deuda latinoamericano

80.jpg
13 Sep, 2017

Empieza el mes de septiembre y concluye la época de vacaciones en el hemisferio norte. Los jugadores más relevantes en el mercado primario de deuda en dólares reactivan sus operaciones, y las multinacionales latinoamericanas despliegan sus equipos de finanzas para gestionar sus pasivos financieros.

La escena es típica de cada año, pero atípica en la última década. ¿Por qué?, pues simplemente porque hoy las empresas enfrentan niveles para tomar deuda bastante convenientes, en función de los vencimientos que se le avecinan para los próximos tres años. Esto en un escenario en que la tasa base está solo 50 puntos por sobre el mínimo previo al Taper Tantrum, ese incomodo momento que vivió la renta fija en 2013, cuando los rendimientos subieron rápidamente tras el anuncio de la Fed de que terminaría con su programa de estímulo.

Y aunque es verdad que no es la primera vez que vemos estos niveles de tasas en los últimos años, no se trata únicamente de eso. Hoy existe un nivel de liquidez bastante escaso, el cual se alimenta además de una percepción de menor nivel de riesgo de crédito en los instrumentos. Algo que se evidencia al observar el gran nivel de sobredemanda en las últimas colocaciones.

Pero volviendo al tema principal, consideremos lo siguiente: en el mercado de deuda latinoamericana, existen grandes empresas en el sector de celulosa, combustibles, telecomunicaciones, entre diversos sectores más, que totalizan cerca de US$ 3.600 millones en vencimientos al 2019. Estas deudas se emitieron, en promedio, a una tasa de 5,7% y comparten una clasificación de grado de inversión. ¿Cómo se compara eso con las condiciones actuales de mercado? Simple, una compañía con calificación BBB que desee emitir deuda a diez años probablemente lo logre cercano al 4%, que refleja una oportunidad evidente en términos de refinanciamiento. La historia se repite para el 2020 y 2021 donde sumamos casi US$ 9.000 millones a una tasa similar.

Esto definitivamente no afectará solamente al mercado de deuda primario, ya que la reactivación de este traerá mayor competencia en precios y la revalorización de la curva de bonos de cada empresa. La mayor competencia en precios automáticamente reajusta los niveles de tasa exigible producto del ingreso de nuevos flujos. Ahora, desde el lado de las empresas, es importante cuando un evento toma lugar así por los efectos resultantes en la estructura de capital y la disminución en el costo efectivo de endeudamiento, que tiene incidencia directa en el costo de capital, y esto a su vez, se transforma en una revalorización de sus acciones.

Es por esto que esta ventana en el mercado de renta fija debiese arrastrar un momentum positivo en los precios de los bonos, pero no descartaría la posibilidad de que los efectos rebalsen a otras clases de activo.

Así, los próximos meses serán buenos para buscar oportunidades, tomar posiciones en deuda corta con mejores prospectos a refinanciamiento y no cerrarse únicamente al hecho de que las tasas están bajas en términos absolutos. A la fecha, cerca de 70 empresas han emitido deuda este año en Latinoamérica, lo cual suma un monto de casi US$ 46.000 millones, esto es US$ 7.000 millones por debajo del total emitido el año pasado, pero como ya dijimos, hay un monto bastante importante con potencial de refinanciamiento, y aún queda todo el cuarto trimestre.


Fuente: Mercurio Inversiones