×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario o contacta a una ejecutiva

×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario

Indicadores en línea

Indicadores

La oportunidad que estaría abriendo la renta fija local

file_20171102150948.jpg
3 Nov, 2017

“La UF está a precio de liquidación. Mucha gente se pregunta si es momento de entrar o no: yo pienso que sí”, dice Felipe Alarcón, economista jefe de EuroAmerica, quien hace pocos meses vaticinó un sell off (venta masiva) en la deuda chilena.

“La caída que mostró la renta fija en octubre fue un ajuste de precios necesario y evidenció que lo peor para la categoría ya pasó”, dice Guillermo Kautz, del equipo de renta fija de la AGF de MBI.

Cada vez son más los agentes que se preguntan si, tras las pérdidas que ha observado la renta fija local en los últimos meses, es momento de volver a ella y aprovechar una posible oportunidad de corto plazo. Pero mientras algunos creen en esta apuesta (y se vuelcan a la discusión UF v/s pesos), otros, como Kautz, aseguran que las caídas recientes configuraron un nuevo techo para la categoría.

A mediados de abril, un bono en pesos del Banco Central con vencimiento a diez años (BCP 10) pagaba 3,84%, el menor interés otorgado por este papel en su historia. Hoy entrega 4,47%, en medio de un escenario de mayor confianza sobre la economía local (lo que ha llevado a los flujos de dinero a la renta variable) y la perspectiva de alzas de tasas de interés a nivel internacional.

De ahí que algunos vean espacio para ganancias de capital en bonos locales, abriendo una discusión que se divide entre comprar instrumentos en UF o en pesos.

“El mercado en UF está hecho pedazos, algo que se ve en la curva entera (todos los plazos), porque la parte larga refleja el tema de la salida de flujos y la parte corta el bajo IPC”, dice Alarcón, de EuroAmerica. A mediados de abril, el bono del Banco Central en UF a cinco años (BCP 5) tocó un rendimiento mínimo de 0,65%, mientras que hoy el instrumento paga 1,26%. “Nuestro Fair Value (valor justo) para toda la curva está entre 40 y 50 puntos base sobre los niveles actuales”, señala.

De ahí que algunos prefieran esperar. “Para octubre se espera un 0,2%, pero además, para la inflación de noviembre y diciembre se prevén registros cercanos a 0%, por lo que prefiero esperar para entrar a la UF”, dice Andrés Valenzuela, head of asset allocation en Bci. “En general, a fin de año se da un fenómeno en que el mercado, producto de las bajas inflaciones, sale a botar mucha UF, por lo tanto vale la pena esperar para encontrar una mejor oportunidad de armar una cartera con estos papeles”, dice. “Hoy día estamos con alrededor de 70% de bonos en pesos y 30% en UF, y eso va a cambiar en la medida en que empiecen a haber bonos reales más atractivos”.

En medio de un escenario de registros inflacionarios ínfimos, algunos ven a los papeles en pesos como una mejor opción. “Yo prefiero jugarme por bonos del Banco Central en pesos a cinco años (BCP 5, hoy en 3,82%), ahí veo algo más de jugo”, dice Alejandro Rubinstein, administrador en Latam Wealth. “Si la inflación se mantiene baja y el crecimiento no repunta con fuerza, yo vendería ese papel con una ganancia de capital de 3% de aquí a enero, lo que no es una mala rentabilidad para renta fija, considerando su bajo riesgo”.

El gestor asegura que “cuando llegamos a un punto en que los inversores retail están lanzados a la bolsa local, esto implica no queda mucho espacio de ganancias por recorrer. Yo le creo mucho a la posibilidad de un flight to quality y eso se manifestaría en compra de papeles del Banco Central en pesos, dada la baja inflación que experimentamos”.

“A mí me gustan más los papeles en UF”, dice Felipe Alarcón, quien prevé un IPC de 0,3% para octubre. “¿Qué pasa si octubre viene malo para la inflación? Para los que están sujetos a mark to market (quienes tienen que valorizar constantemente sus carteras a precios de mercado) se trataría de otro mes horrible. A ellos, les recomiendo entrar muy de a poco. Pero para otros, como family offices o fondos de inversión, me parece que es una oportunidad increíble, no solo en UF, también en nominal”, señala. “Hoy para plazos más largos tenemos de nuevo las tasas sobre 5%, yo creo que hace seis meses atrás eso nadie lo veía”.

Más que bajos registros de IPC, el economista cree que el riesgo para su recomendación se encuentra en potenciales nuevas salidas desde el fondo E de las AFP (compuesto sustancialmente por renta fija local).

En los últimos tres meses (entre el 2 de agosto y el 30 de octubre) de dicho fondo han salido US$2.819 millones, con el 98% del dinero yéndose al fondo A. La tendencia se profundizó en el último mes: entre el 30 de septiembre y el 30 de octubre, del más conservador de los multifondos salieron US$2.022 millones, según datos de la Superintendencia de Pensiones. En este contexto, hay quienes no creen que sea el momento de apostar por la renta fija local. “No veo oportunidad. Lo que comparto es que lo peor para la renta fija ya pasó”, dice Guillermo Kautz, de la AGF de MBI. “De ahora en adelante tenemos un nuevo escenario de tasas, no creo que volvamos a los mínimos que vimos en los últimos dos años. En Chile las expectativas de crecimiento han mejorado y a eso se añade un cuadro de tasas más altas en el mundo”.


Fuente: El Mercurio Inversiones