×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario o contacta a una ejecutiva

×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario

Indicadores en línea

Indicadores

Los primeros 100 días de Gobierno de Trump: realismo político y económico

Donald-Trump-gasto-militar_816x544.jpg
3 May, 2017

Ya han pasado más de 100 días desde que Trump asumió como Presidente de los Estados Unidos y los mercados financieros han caído en cuenta que parte de las promesas hechas por Trump no serán rápidas de legislar y llevar a la práctica. Prueba de ello, fue el fracaso en el Congreso del revocamiento y reemplazo del “Obamacare” que levantó las dudas acerca de las capacidades negociadoras de la administración para sacar adelante el resto de las reformas.

Se estima que las políticas pro crecimiento como reforma tributaria, gasto en infraestructura y menor regulación tendrán efectos reales en la economía a partir del 2018 y es posible que los acuerdos que se alcancen en el Congreso no sean de la magnitud de la que se prometió ya que los Republicanos están preocupados por el alza en el déficit y la deuda americana y los demócratas no están dispuestos a dar un cheque en blanco. Por tanto, es muy probable que la reforma tributaria sólo termine en una baja de impuestos, tanto empresas como personas, y no vaya a profundizar cambios.

Desde el punto de vista político y económico, el Presidente se ha dado un par de “vueltas de carnero” en varios temas debido al contexto mundial y en parte por un reequilibrio de fuerzas dentro de su círculo de poder donde los más pragmáticos de sus allegados, como Jared Kushner, Gary Cohn y Steven Mnuchin han ido ganando influencia por sobre los más nacionalistas como Steve Bannon y Peter Navarro.

Una de las grandes muestras de “realismo político” la hemos visto en el caso de China, tras haber considerado a esta nación un gran manipulador de divisas hoy niega que lo sea y lo que importa, es que Estados Unidos necesita al gigante asiático para mantener a raya a Corea del Norte. A lo anterior, se suma el giro que ha dado la relación con el gobierno de Rusia tras los ataques norteamericanos en Siria. En materia de proteccionismo, también hemos visto como la retórica inicial tras asumir se ha enfriado. La relación con México se ha calmado y ya no está en el escenario base una desarticulación del NAFTA sino más bien re-negociación de este. Donald Trump ha sido insistente y explícito en que prefiere un dólar débil, por tanto pensar en mayores medidas proteccionistas va en contra de ese anhelo que tan fehacientemente ha manifestado.

Los activos financieros no han estado ajenos a este realismo y el S&P500 después de haber alcanzado niveles históricos a principio de marzo de este año ha experimentado una corrección de 2,3% en dólares. Esto no nos ha sorprendido ya que estimamos que el mercado tiene internalizado que las medidas pro crecimiento de Trump serían implementadas en lo inmediato y con éxito.

Por otra parte, la tasa del tesoro americana a 10 años está en niveles de 2,25% presentando una caída de cerca de 11% en el mes. Esto estaría respondiendo mayoritariamente al que el retraso en las reformas de Trump permitirá no sobrecalentar de manera excesiva la economía y, a que los inversionistas siguen viendo en esta clase de activo un refugio ante los nuevos desafíos geopolíticos que enfrenta Estados Unidos.

Si bien el nuevo pragmatismo de la Casa Blanca es bienvenido, aún el gobierno tiene por delante importantes desafíos por sortear antes de avanzar de forma decidida en la reforma tributaria, nuestra visión es de mayor cautela con este mercado.


Claudia Torres 

Gerenta de Research y Selección de Activos de Bci Asset Management

El Mostrador