×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario y te contactaremos.

×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario y te contactaremos.

Si necesitas una alternativa de inversión diseñada para ti, completa la encuesta de perfil de riesgo acá.

Cómo contrarrestar las alzas y bajas del dólar

A_UNO_556173-1023x573.jpg
5 Jul, 2018

Los fuertes movimientos en el precio del dólar han sido el centro de atención en los últimos meses. Recuerde que la divisa a inicios de año llegó a u mínimo de $587, momento en el cual las proyecciones bajistas casi parecían consolidadas para finales de año. Sin embargo, pocos meses han transcurrido y toda esa proyección ha cambiado radicalmente, ya que actualmente el tipo de cambio se encuentra superando el nivel de $640.

El escenario base de Bci Estudios para fines de 2018 sitúa al tipo de cambio en $620, mientras que algunas sensibilizaciones de mercado incluso apuntan a $605, siempre y cuando algunas condiciones actuales de mercado cambien. En particular, regresar a un escenario de mayor apetito por riesgo en los mercados, ya que en los últimos meses la aversión al riesgo aumentó sustancialmente, y ello ha favorecido al dólar frente a las monedas desarrolladas y latinoamericanas.

Desde una óptica táctica, el tipo de cambio local, a mitad de año, se mantiene en la zona alta de un canal bajista de largo plazo desde el año 2016 (piso de $593 y techo de $646). Técnicamente, de salirse de dicho canal, una caída por debajo de los $630 apoyaría un escenario bajista, con mayor fuerza, buscando los $618 en primera instancia.

En sentido contrario, podríamos ver una subida hacia niveles de $656, la cual pudiera estar apoyada por un aumento en las tensiones geopolíticas, o un sell-off en mercados financieros. Esto ha estado últimamente en la palestra, considerando el incremento previsto para las tasas de interés norteamericanas, y más aún, la estructura que mantiene la curva de rendimientos de tasas del Tesoro norteamericano, donde el premio por plazo está en niveles mínimos. Dicha situación enciende alarmas, ya que este fenómeno en el pasado se ha asociado a una señal de crisis (situación que se manifestó en 2007 antes de la crisis subprime, en el 2000 antes de la crisis puntocom y previo a la crisis económica en 1990). Si bien no estamos postulando que estamos frente a una, ciertamente los mercados tenderán a estar más volátiles y nerviosos.

¿Cómo lidiar entonces con la altísima volatilidad de los mercados? Para muchos activos, como por ejemplo las acciones locales, se hace difícil encontrar estrategias que aprovechen la volatilidad misma, especialmente para inversionistas no calificados, lo que es atribuible a la poca profundidad, liquidez y desarrollo de los mercados domésticos. No obstante, en el caso del tipo de cambio, existen variadas herramientas que permiten obtener ganancias sea cual sea el movimiento del dólar, e incluso permiten disminuir el riesgo asociado.

Por un lado, está el ampliamente utilizado y más conocido instrumento Forward, mediante el cual se fija un precio de compra/venta a futuro de dólares, obteniendo (o debiendo cancelar) al final del plazo una compensación, según sea el precio en aquel momento. Por ejemplo, un inversionista tiene una visión bajista del tipo de cambio, por lo que podría hacer una venta a los niveles actuales de tipo de cambio (spot $640). De esta manera, si al vencimiento el tipo de cambio está efectivamente más abajo, el inversionista podrá “vender” sus dólares a $640 (precio fijado en el forward), recibiendo una compensación por el diferencial. Sin embargo, si el tipo de cambio estuviera por sobre dicho nivel, entonces el inversionista deberá cancelar una compensación.

Esta estrategia, no obstante, implica tener un timing de inversión y una visión sobre el tipo de cambio aclara y certera. Existen, sin embargo, otros instrumentos que no requieren tener dicha visión. En particular, las opciones, las cuales -dependiendo de la estrategia tomada- permiten fijar el precio del dólar (piso o techo) pagando una prima por la cobertura, pero disminuyendo el riesgo.

A diferencia del Forward, las "Opciones Financieras" otorgan el derecho a utilizarlas, más no la obligación. Siguiendo el ejemplo anterior del forward, en este caso si el inversionista pagase una prima para proteger las caídas del tipo de cambio en $640 en un escenario bajista, con un tipo de cambio a $600 al vencimiento, la compensación funciona igual a favor del exportador. Pero en el escenario contrario, con un tipo de cambio por sobre los niveles pactados al vencimiento, el inversionista podrá no ejercer la opción, y simplemente ir al mercado. Más aún, existen otras estrategias donde más que una dirección, se apuesta a la volatilidad.

Así, en particular en instancias como la actual, donde la volatilidad se ha adueñado del mercado, y las proyecciones se tornan más complejas -especialmente ya que los activos parecieran en muchas ocasiones alejarse de los fundamentales y moverse cada vez más al son de fenómenos geopolíticos, políticos y globales-, se torna cada vez más relevante profundizar las inversiones en instrumentos que permitan obtener rentabilidades o disminuir el riesgo, independiente de la dirección de los mercados, y aprovechando precisamente la alta volatilidad. En acciones locales es más difícil, pero en el tipo de cambio, dichos instrumentos y estrategias están cada vez más disponibles.

Fuente: El Mercurio Inversiones