×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario y te contactaremos.

×

Invierte con Bci

Te apoyamos y asesoramos para tomar la mejor decisión. Ingresa tus datos en el siguiente formulario y te contactaremos.

Si necesitas una alternativa de inversión diseñada para ti, completa la encuesta de perfil de riesgo acá.

Mercados Bursátiles 2019: ha vuelto la cordura

bursatil-mecados_816x428.jpg
22 Abr, 2019
¿Qué es lo que queda hacia adelante? Que las expectativas de los inversionistas respecto a la economía y el crecimiento de utilidades de las compañías también entren en cordura.

El desempeño de los mercados bursátiles a nivel global en lo que va de 2019 ha sido excepcional, con retornos que sobrepasan los dos dígitos. Para graficarlo, el índice MSCI World –que mide el rendimiento de los mercados de capitalización a nivel global– ha rentado un 15,3% en dólares y, por su parte, los mercados emergentes se empinan con un retorno de 13,6% en el año. El alza ha sido sostenida durante estos meses.

En parte, esta recuperación era esperada, ya que en el último trimestre de 2018 muchos mercados incorporaron en los precios de sus activos un escenario de pánico y, de por medio, una recesión. Finalmente, lo frustrante del 2018 para los inversionistas fue que, a pesar de que existían buenos fundamentos para las acciones, los mercados sucumbieron presas del pánico y no pudieron desempeñarse de acuerdo a sus fundamentales.

Pero ¿qué es lo nuevo esta vez? Lo que ha permitido a los mercados sostener el alza ha sido el apoyo que han mostrado los bancos centrales ante la ausencia de presiones inflacionarias importantes. Esto los ha llevado a realizar una pausa y/o a detener el proceso de alza de tasas este año y, en el caso de Europa, a derechamente volver a inyectar estímulos a la economía.

Lo anterior, ha disminuido el riesgo de cometer un error de política monetaria, que no es más que subir las tasas más allá de lo que la economía puede soportar, algo que en el pasado fue causante de varias recesiones, producto de que los bancos centrales iban detrás de la curva persiguiendo la contención de la inflación. Esta vez, el escenario inflacionario es distinto al del pasado: es claramente más benigno y eso ha permitido una postura más flexible de parte de los centrales.

¿Qué es lo que queda hacia adelante? Que las expectativas de los inversionistas respecto a la economía y el crecimiento de utilidades de las compañías también entren en cordura. Un claro ejemplo lo podríamos evidenciar con la entrega de los resultados del primer trimestre de las compañías norteamericanas, donde el consenso de los analistas espera que las utilidades caigan un 4,3%.

No obstante, habiendo reportado algo más de un décimo de las empresas del S&P500, las sorpresas han sido positivas y el deterioro de las utilidades sería menor al previsto.

Con los datos económicos es lo mismo: si bien la economía se ha desacelerado, ya se puede ver cierta estabilización propiciada por mejores datos de actividad en China, cuyo gobierno está impulsando un estímulo fiscal que ha comenzado a dar sus primeros frutos. Todo esto está contribuyendo a disminuir los temores sobre una recesión mundial.

Considerando lo anterior, los mercados bursátiles podrían este año saldar su deuda 2018 porque hay fundamentos para que el rally continúe, aunque de forma más moderada. Es una clase de activo donde hay que estar, pero con cierta cautela, ya que las valorizaciones comienzan a estrecharse.

Hay que estar atentos a las negociaciones de China y EE.UU., las que extrañamente se han dilatado más de lo esperado y la disputa va más allá de lo comercial. Con la visita de Mike Pompeo a Chile hemos sido testigos de que las rivalidades entre el gigante asiático y Estados Unidos están lejos de acabar. Lo segundo a monitorear serán los resultados y las proyecciones que den las compañías hacia adelante. Solo queda esperar que la cordura reine en los mercados financieros durante 2019.