×

Hazte Cliente Bci

Tenemos el Plan de Cuenta Corriente perfecto para ti.


Solicita tu Plan en línea o pide que uno de nuestros ejecutivos se ponga en contacto contigo.
× Cerrar login

Un crédito hipotecario se trata de un préstamo, en general de largo plazo, que se formaliza por Escritura Pública entre dos partes, el Banco y el Cliente. La propiedad adquirida queda en garantía o "hipotecada" a favor del Banco para asegurar el cumplimiento del crédito. El destino de los fondos solicitados puede ser la compra, ampliación, remodelación o construcción de viviendas, compra de sitios, oficinas o locales comerciales, o refinanciamiento de deudas hipotecarias contraídas con anterioridad.

Según el destino que se haya dado al crédito, podrán clasificarse de créditos hipotecarios "Vivienda" o créditos hipotecarios "Fines Generales". Cualquiera sea el destino del crédito hipotecario, el préstamo otorgado por el Banco queda garantizado con una hipoteca constituida sobre un Bien Raíz de propiedad del propio deudor o de un tercero.

Es el monto que se debe cancelar mediante recursos propios. Si la propiedad se financia con crédito hipotecario debe ser al menos el 10% del valor de la propiedad.

Lo principal a la hora de adquirir una propiedad es tener un monto ahorrado. Actualmente todas las entidades financieras exigen un pie que va desde un 10% del valor de la propiedad. Si usted no tiene un pie ahorrado y no tiene la facilidad para hacerlo, puede comprar una propiedad en verde/blanco (con entregas en 1 o 2 años más). Existen algunas inmobiliarias que le dan facilidades de pago para ir cancelando el pie en cuotas hasta la entrega de la propiedad y generación del crédito hipotecario.

Este tipo de propiedades tienen como beneficio que al financiar la compra de una de ellas con un Crédito Hipotecario, el impuesto asociado al crédito será rebajado en un 50% (considerando la compra con dos años como máximo posterior a la recepción municipal) y también tienes descuentos en las contribuciones, pero dependerá de la cantidad de propiedades que tenga el cliente como contribuyente.

Este artículo permite rebajar de la renta bruta imponible anual, los intereses efectivamente pagados en los créditos con garantía hipotecaria destinados a adquirir o construir una o más viviendas, o refinanciamientos de este mismo tipo de créditos.
Para ello, el banco informa al Servicio de Impuestos Internos, los intereses cancelados anualmente por cada cliente con Crédito Hipotecario para la vivienda y esto se refleja en la declaración anual de renta que realizan los clientes.

No, tu primer incluye además las primas de los seguros por el periodo de gracia.

Si pides meses de gracia los seguros de estos meses se te cobrarán en tu primer dividendo.

Esto es lo que conocemos como prepago parcial, en donde se abona un monto al capital adeudado, pudiendo quedar un dividendo más bajo posterior al abono o bien, mantener el dividendo y acortar el plazo del crédito.

No, la simulación entrega valores estimados. Ésta puede cambiar a la firma de escritura por diversas modificaciones, como por ejemplo, el valor de la propiedad, el cual, se conocerá luego de realizar la tasación y por tanto cambiará el valor de tu seguro de incendio y sismo.

Para tener un menor dividendo debes solicitar un monto de crédito menor (obteniendo un mayor pie o un valor comercial más bajo), o bien, simulando con el plazo máximo de 30 años si es tu primera propiedad.

La edad mínima del cliente es de 18 años y la máxima de 75 años.

Son gastos asociados a los procesos del Crédito Hipotecario. En primera instancia se requiere una revisión legal de los antecedentes y propiedad, lo que llamamos Estudio de Título y Tasación, respectivamente. Cada uno de ellos es un informe que se cancela y un ítem de los Gastos Operacionales.
Luego se genera una escritura pública por la cual también se genera un gasto de Borrador de Escritura, el cual es confeccionado por un abogado. Esta escritura se firma en notaria, y los Servicios Notariales generan un cuarto gasto, que se cancela al notario y dependerá de la notaria la tarifa a cobrar.
Los créditos tienen asociados Impuestos, según la Ley de Timbres y Estampillas. Este impuesto al crédito es percibido finalmente por la Tesorería General de la República. Por último, tenemos la Inscripción, tanto del Dominio de la Propiedad como de los gravámenes en el Conservador de Bienes Raíces. Esto genera el último gasto operacional del crédito. El arancel del respectivo Conservador, dependerá del monto de la operación y de la ubicación del inmueble.

Es un impuesto a beneficio fiscal que grava el otorgamiento de los créditos hipotecarios, cuya tasa corresponde a un porcentaje sobre el monto del crédito.

La Carga Anual Equivalente (CAE) es el indicador que, expresado en forma de porcentaje, revela el costo de un crédito en un período anual, cualquiera que sea el plazo pactado para el pago de la obligación. La CAE incluye el capital, tasa de interés, el plazo del crédito hipotecario, todos los seguros asociados al Crédito Hipotecario y los gastos o cargos por productos o servicios voluntariamente contratados, si los hubiere.

El Costo Total del Crédito (CTC) es el monto total que debe pagar el cliente y que corresponde a la suma de todos los pagos periódicos definidos como dividendo en función del plazo acordado.

request.path:/personas/credito-hipotecario/preguntas-frecuentes