Emergencias Sucursales Servicio atención al cliente

Herramientas de Gestión

aspectos
tributarios

2. impuesto a la renta

2.1 Aspectos generales.

Las personas, naturales o jurídicas, con domicilio o residencia en Chile, pagan impuestos tanto por sus rentas de fuente chilena como por sus rentas de fuente extranjera(12).

Las personas con domicilio o residencia en el extranjero pagan impuestos en Chile por sus rentas de fuente chilena.

De acuerdo con la Ley sobre Impuesto a la Renta (LIR), son rentas de fuente chilena las que provienen de bienes situados en Chile o de actividades desarrolladas en el país, cualquiera sea el domicilio o la residencia del contribuyente que las obtiene. Las demás rentas son consideradas de fuente extranjera(13).

La LIR contempla fundamentalmente los siguientes impuestos:

  1. Impuesto de Primera Categoría, que grava las rentas del capital (agrícolas, comerciales,
    industriales, mineras y otras);
  2. Impuesto Unico de Segunda Categoría, que grava rentas del trabajo dependiente;
  3. Impuesto Global Complementario, que grava las rentas del trabajo independiente y
    otras rentas personales;
  4. Impuesto Adicional, que grava rentas de fuente chilena obtenidas por personas no
    domiciliadas o residentes en Chile.

Chile tiene un sistema integrado de tributación en que las utilidades generadas por las empresas se afectan con impuestos en dos etapas:

(i) A nivel de la sociedad, cuando el ingreso es devengado o percibido por ésta, con el Impuesto de Primera Categoría;

(ii) A nivel de los dueños de las sociedades, cuando las utilidades son distribuidas a los mismos, con Impuesto Global Complementario, en el caso de socios o accionistas con domicilio o residencia en Chile, o con Impuesto Adicional, en el caso de socios o accionistas con domicilio o residencia en el exterior.

El Impuesto de Primera Categoría pagado a nivel de la sociedad se imputa como crédito contra el impuesto que deba pagar el socio (Global Complementario o Adicional, según corresponda).


12) No obstante, los extranjeros que constituyan su domicilio o residencia en Chile, durante los tres primeros años contados desde su ingreso a Chile sólo estarán afectos a impuestos por sus rentas de fuente chilena.
(13) El artículo 59 N° 2 de la LIR constituye una excepción al respecto, gravando las rentas que se paguen por servicios prestados en el exterior.

2.2 Impuesto de Primera Categoría.

Por regla general, las rentas afectas a Impuesto de Primera Categoría se determinan sobre la base de renta efectiva determinada según contabilidad completa. Excepcionalmente, los contribuyentes que desarrollan actividades agrícolas, mineras o de transporte, en la medida que cumplan ciertos requisitos, pueden determinar sus ingresos sobre la base del sistema de renta presunta.

Tratándose de contribuyentes que determinan su renta conforme a las normas de renta efectiva, la base imponible del impuesto se determina sumando todos los ingresos, para luego rebajar el costo de los bienes y servicios y los gastos necesarios para producir la renta. Los gastos pueden ser deducidos para efectos tributarios en la medida que se trate de gastos necesarios para producir la renta, relacionados con el giro de la empresa, pagados o adeudados en el ejercicio correspondiente, y acreditables o justificables fehacientemente ante el Servicio de Impuestos Internos.

Actualmente, la tasa del Impuesto de Primera Categoría es de 17%.

Este impuesto se debe declarar y pagar en el mes de abril del año siguiente a aquél en que la renta fue percibida o devengada.

2.3 Impuesto de Segunda Categoría.

El Impuesto de Segunda Categoría es un impuesto progresivo que grava las remuneraciones (sueldos, salarios y otros) que se obtengan por el trabajo dependiente.

Este impuesto debe ser retenido y enterado por el empleador en arcas fiscales dentro de los 12 primeros días del mes siguiente a aquél en que se efectúa el pago de las remuneraciones. En caso que el trabajador no perciba otras rentas, éste no tiene la obligación de presentar una declaración anual de impuesto a la renta.

Este impuesto tiene tasas progresivas que van desde 0% a 40% dependiendo del monto de las rentas. Para su cálculo, sólo se permite el descuento de los pagos por concepto de seguridad social.

2.4 Impuesto Global Complementario.

El Impuesto Global Complementario grava el total de las rentas obtenidas por personas naturales con domicilio o residencia en Chile.

Este impuesto es progresivo, con tasas que van desde un 0% a un 40%.

Los contribuyentes que ejerzan una profesión u ocupación en forma individual, pueden declarar sus rentas afectas a Impuesto Global Complementario sobre la base de sus ingresos brutos, sin considerar los gastos efectivos. En este caso, los contribuyentes tienen derecho a rebajar a título de gastos necesarios para producir la renta un 30% de sus ingresos brutos anuales, con un tope de 15 Unidades Tributarias anuales vigentes al cierre del ejercicio respectivo.

El Impuesto Global Complementario se declara en abril del año siguiente a la percepción de la renta por el propio contribuyente.

Las personas jurídicas y los contribuyentes de Impuesto de Primera Categoría que lleven contabilidad, que paguen rentas afectas a Impuesto Global Complementario, deben efectuar una retención provisional de 10% al momento del pago de la renta. En los demás casos, el propio contribuyente debe efectuar un pago provisional mensual ascendente al 10% de los ingresos mensuales percibidos.

2.5 Impuesto Adicional.

Este impuesto se aplica a las rentas de fuente chilena obtenidas por personas naturales o jurídicas con domicilio o residencia en el exterior. Es un impuesto de retención que debe ser declarado y pagado por la persona con domicilio o residencia en Chile que paga la renta. No obstante, en algunos casos, las persona sin domicilio ni residencia en Chile debe efectuar una declaración anual en abril.

La tasa general de este impuesto es de 35%, aplicándose tasas menores en algunos casos
especiales, por ejemplo, pagos de licencias y regalías por el uso de marcas comerciales, fórmulas, patentes y otros similares, 30%; intereses pagados a ciertos tipos especiales de acreedores, 4%; y servicios técnicos y de ingeniería, 20%.

2.6 Tributación de los socios o accionistas: diferencias entre sociedades de responsabilidad limitada y sociedades anónimas.

2.6.1 Retiros en exceso del Fondo de Utilidades Tributables (FUT).

Los contribuyentes de Impuesto de Primera Categoría deben llevar un registro con la utilidad tributaria acumulada en la empresa. Dicho registro se denomina Fondo de Utilidades Tributarias (FUT) y en este existe información respecto del Impuesto de Primera Categoría que en su oportunidad gravó la utilidad acumulada.

La utilidad financiera acumulada en la empresa disponible para ser distribuida a los socios o accionistas puede diferir de la utilidad tributaria registrada en el FUT, en virtud de diferencias existentes entre el tratamiento tributario y contable.

La utilidad financiera en exceso de la tributaria distribuida a los dueños tiene un tratamiento tributario distinto, dependiendo de si se trata de una sociedad de responsabilidad limitada o una sociedad anónima, según se explica a continuación.

El retiro en exceso del FUT desde una sociedad de responsabilidad limitada no genera impuestos a nivel de los socios, mientras la sociedad no genere utilidades tributables. Así, el pago del Impuesto Global Complementario o Adicional se posterga hasta el primer ejercicio en que existan utilidades tributables, oportunidad en la cual deberá pagarse el impuesto hasta el monto menor entre los retiros en exceso del FUT de años anteriores y el monto de las utilidades tributables en el FUT. Si persisten saldos de retiros en exceso de FUT, estos siguen sujetos al mismo tratamiento en ejercicios posteriores.

En el caso de una sociedad anónima, toda distribución de dividendos a accionistas paga Impuesto Global Complementario o Adicional.

En consecuencia, las sociedades de responsabilidad limitada presentan una ventaja en relación a las sociedades anónimas en cuanto permiten suspender o diferir la tributación que afecta los retiros en exceso del FUT hasta que la sociedad genere utilidades tributarias.

(a) Ejemplo retiro desde una sociedad de responsabilidad limitada.

Escenario N° 1:

Efectivo $10
Utilidad Financiera Acumulada $10
Utilidad Financiera $0

En este caso, la sociedad podría hacer un reparto de utilidades de $10, libre del pago de impuestos. Este retiro tributará en el primer ejercicio siguiente en que se generen utilidades tributables.

Escenario N° 2:

Efectivo $10
Utilidad Financiera Acumulada $10
Utilidad Financiera $5

Los $10 podrán distribuirse como utilidades y sólo se pagará Impuesto Global Complementario o Adicional sobre $5, con crédito por el Impuesto de Primera Categoría asociado a estos $5. En el futuro, en la medida que se generen utilidades tributarias, los $5 restantes quedarán afectos a impuestos con el crédito por Impuesto de Primera Categoría correspondiente.
(b) Ejemplo de reparto de dividendos desde una sociedad anónima.

Escenario N° 1:

Efectivo $10
Utilidad Financiera Acumulada $10
Utilidad Financiera $0

La sociedad podrá hacer un reparto de dividendos por $10 y los accionistas pagarán el Impuesto Global Complementario o Adicional sin derecho a crédito por Impuesto de Primera Categoría.

Escenario N° 2:

Efectivo $10
Utilidad Financiera Acumulada $10
Utilidad Financiera $5

La sociedad podrá hacer un reparto de dividendo por $10, los cuales pagarán el Impuesto Global Complementario o Adicional, con un crédito por el Impuesto de Primera Categoría registrado en el FUT por los $5.

2.6.2 Retiros para reinvertir.

Dentro de la lógica del tratamiento tributario de los retiros desde una sociedad de responsabilidad limitada, se contempla la posibilidad que un socio retire utilidades imputables a utilidad tributaria, para invertirlos en otra, sin generar la aplicación de Impuesto Global Complementario o Adicional.

Como indicáramos anteriormente, la regla general es que los retiros de utilidades que efectúe un socio generan la aplicación de los impuestos a que se encuentra afecto dicho socio. Sin embargo, cumpliendo los requisitos legales de tiempo y forma establecidos en la LIR, un socio puede retirar utilidades de una sociedad de responsabilidad limitada en que participa para realizar un aporte de capital a otra sociedad, sin generar la aplicación de impuestos.

Si la reinversión se efectúa en otra sociedad de responsabilidad limitada, se produce un traspaso de FUT de la primera sociedad al FUT de la otra, postergándose el pago de impuestos hasta el momento en que dichas utilidades sean retiradas de esta segunda sociedad para ingresar definitivamente al patrimonio del socio. Si la reinversión se destina a adquirir acciones de pago de una sociedad anónima, en cambio, al momento de la venta de las acciones se entiende que el contribuyente ha efectuado un retiro tributable equivalente a la cantidad invertida en la adquisición de las acciones.

Para que el beneficiario proceda se requiere que la reinversión se materialice dentro de 20 días corridos de efectuado el retiro de utilidades, mediante un aumento efectivo de capital en una empresa individual, un aporte de capital a una sociedad de personas o una adquisición de acciones de pago de una sociedad anónima.

Este beneficio no está establecido en favor de los accionistas de una sociedad anónima.

2.6.3 Gastos rechazados.

En una sociedad anónima los gastos rechazados no se agregan a la renta líquida de la empresa, sino que son gravados con un impuesto especial y único de 35% de cargo de la propia sociedad anónima.

En las sociedades de responsabilidad limitada, en cambio, los gastos rechazados deben agregarse a la renta líquida imponible de la empresa y se entienden retirados por los socios que se han beneficiado de ellos, quedando afectos a Impuesto Global Complementario o Adicional. En caso que no se pueda determinar él o los socios que se beneficiaron, se imputan a prorrata de la participación en la sociedad.

Volver